Vielha

VielhaVielha e Mijarán (Lleida) es una pequeña ciudad del Pirineo catalán, capital del Valle de Arán. Está rodeada de cumbres que superan los 2.000 metros de altura y se sitúa en el ensanchamiento del valle del río Garona, en su punto de unión con el Nere, que atraviesa la población. En sus calles, el visitante podrá encontrar todo tipo de comercios especializados en deportes de aventura, alta montaña y productos artesanos.

La iglesia de Sant Miquel, donde se conserva el Cristo de Mijaran del siglo XII y el edificio porticado del Ayuntamiento presiden el centro histórico de la localidad, donde también se ubica la Oficina de Turismo. Las pinturas góticas y barrocas que guarda la parroquia de Vielha (Lleida) son otros tesoros que merecen ser apreciados, al igual que su gran torre octogonal rematada con un campanario de pizarra, típico de esta comarca, en la que conviven tres lenguas: el aranés, el catalán y el castellano.

Otros lugares de interés para el viajero son la Torre del General Martinón, una construcción del siglo XVII con interesantes ventanas renacentistas que actualmente acoge el Museo Etnológico; Ço de Rodès, una casa señorial situada también en la calle Mayor; y el Museo de la Lana, que exhibe una teledora Mülle Jenny, que fue clave en los talleres textiles durante la Revolución Industrial, y que muestra el auge que tuvo este sector en Valle de Arán durante el siglo XIX.

VielhaDe Vielha (Lleida), la capital aranesa, parten varios itinerarios que pueden ser recorridos a pie para ser testigos de la extraordinaria riqueza paisajística de este enclave, que es un auténtico cruce de caminos, al confluir aquí la N-230 (hacia Francia por el norte o hacia Ribagorza y Lleida por el sur), la C-28 (que sube hacia Baqueira y cruza el Port de la Bonaigua hacia el Pallars) y el Camín Reiau, que conduce hasta el Alto Arán en un sentido y hasta el Medio y el Bajo Arán en la dirección opuesta. Además, a la salida de la localidad, en dirección a Francia, se encuentran los restos del santuario de Mijaran.

Un paseo por el entorno, permitirá al visitante descubrir otros tantos lugares de interés, como las iglesias góticas de Santa Eulària d’Arròs, Sant Tomàs en Casarilh y Sant Martí en Gausac; el Santuario de l’Artiga de Lin; los resto de la época romana de Casau; y las iglesias románicas de Sant Martí d’Aubèrt, Sant Pèir en Betlan, Santa María en Arties, Sant Llorenç en Mont, Sant Esteve en Montcorbau o Sant Roc, en Vila, entre otros.

Uno de los equipamientos más representativos del municipio, que nació de la unión de los pueblos de Arrós y Vila, Betlán, Escuñau, Gausach, Viella y Vilach, es el Palau de Gèu, un recinto que integra una pista de hielo, piscina, gimnasio y solárium. Estas dotaciones lo convierten en un espacio único en el Valle de Arán, la comarca leridana de pastores y leñadores que se convirtió en un importante foco turístico gracias tras la apertura de la famosa estación de esquí de Baqueira Beret.

En esta zona, la gastronomía está fuertemente influenciada por la peculiar climatología, de ahí que para combatir el frío invernal sean comunes en la mesa los platos consistentes. Son típicas las sopas, los estofados y la olla aranesa, mientras que el postre más característico son las crepes, también llamados crespets, brescajus o pasteres. Los productos más utilizados en la cocina son las carnes de ovino y bovino, y los frutos del bosque, como la fresa silvestre, la frambuesa y la mora. En Vielha (Lleida), muchas de estas exquisiteces puede ser degustadas en los bares y restaurantes situados tanto en las grandes avenidas como en las calles estrechas del casco viejo.