Mondoñedo

MondoñedoMondoñedo (Lugo) es un bello pueblo ubicado en un valle ganadero dominado por los paisajes agrarios, pero, sobre todo, es una villa con un valiosísimo patrimonio. De hecho, su casco antiguo, cuyo centro neurálgico es la plaza de la Catedral, fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1985. La ciudad, una de las siete capitales del que fuera el Reino de Galicia, creció alrededor de su sede episcopal, así como del seminario.

Iglesias, conventos y viviendas tradicionales conforman el paisaje urbano de su centro histórico, aunque su edificio más emblemático es la catedral de San Martiño. La construcción de la también denominada Basílica da Asunción se comenzó en el siglo XIII, y hoy integra diferentes estilos, que pueden apreciarse en su portada románica, su rosetón gótico, y las torres y el remate central barrocos. En su interior, alberga pinturas murales hispano-flamencas de los siglos XV y XVI que dejarán fascinados a los amantes del arte, que no deben perderse las piezas escultóricas y la colección de vestimenta y calzado religioso que se conserva en el Museo Catedralicio y Diocesano. En la misma la Plaza Mayor se encuentra el Palacio Episcopal, el Consistorio Viejo (siglo XVI) que actualmente es sede de la biblioteca municipal y el monumento a Álvaro Cunqueiro. Muy próximos a este enclave, donde se pueden ver tradicionales viviendas con galerías y soportales, están la Fonte Vella, del siglo XVI, y el Seminario Conciliar de Santa Catalina, del siglo XVIII, que atesora una biblioteca con más de 25.000 volúmenes y algunos incunables. También en el casco viejo se ubican los conventos de la Concepción y de San Pedro de Alcántara, ambos de estilo barroco.

Cerca de la Alameda está enclavado el santuario de Nosa Señora dos Remedios, patrona de la ciudad, que cuenta con interesantes retablos y el sepulcro del obispo Sarmiento, así como el Hospital de San Pablo, erigido en 1755 para auxiliar a pobres y a peregrinos. En su ruta por la villa, el viajero no puede dejar pasar la oportunidad de pasear por el barrio dos Muíños, repleto de construcciones tradicionales, y visitar el Monasterio de Los Picos y el Ponte do Pasatempo, un puente medieval que atraviesa el río Masma.

MondoñedoEn el valle de Mondoñedo (Lugo), que es una de las villas por las que pasa el Camino de Santiago, se conservan numerosos restos arqueológicos como dólmenes, castros y petroglifos, que ponen de manifiesto que ya existían asentamientos desde el neolítico. Además, a cinco kilómetros del centro urbano se encuentra la Cueva del Rei Cintolo.

De su calendario festivo, cabe citar la Feira de San Lucas (18 de octubre). Declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional, antaño fue uno de los mercados de ganado equino y mular más importantes de la región. Asimismo, el segundo fin de semana de agosto se celebra el Mercado Medieval, donde artesanos, músicos y malabaristas se visten con atuendos de época y se organiza una cena propia del medievo.

Mondoñedo (Lugo) también es conocido por la tarta que lleva su nombre y por ser el pueblo natal de varios literatos y artistas gallegos contemporáneos, como Álvaro Cunqueiro, Leiras Pulpeiro, Noriega Varela y Pascual Veiga, y autor de la música del himno de la comunidad.